Con las cuarentenas y el distanciamiento obligatorio por COVID 19 en plena vigencia en todo el mundo, muchas empresas han pasado a operaciones completamente remotas. Sin embargo, la contratación para puestos esenciales no puede detenerse sólo porque no estamos físicamente en la oficina.

Si en este momento tu empresa está buscando ocupar puestos, deberás adaptar tus esfuerzos regulares de reclutamiento y mantener tu cartera de candidatos completa en este nuevo panorama de trabajo remoto.

Algunos de los cambios respecto a los procedimientos estándar son de sentido común. En cambio otros requieren un poco de ingenio y creatividad.

La realidad del reclutamiento y la contratación a distancia

La transición abrupta al trabajo remoto a tiempo completo puede ser un desafío para las empresas. Pero si estás reclutando también puede haber algunos beneficios derivados de esta situación.

Por ejemplo, los empleados en modo full time que ahora trabajan desde casa tendrán una mayor flexibilidad para recibir llamadas de los selectores. Además, la pandemia está haciendo que algunas personas cuestionen suposiciones sobre su vida, por lo que un mayor porcentaje del grupo de talentos puede estar abierto a una discusión sobre un nuevo rol.
Pero veamos algunas adaptaciones recomendadas para enfrentar la nueva forma virtual de selección:

Para los selectores

Recomendamos ampliar los radares, porque lo que era más sencillo en persona, frente al candidato, ahora se complejiza por tener que observar comportamientos que no son tan visibles. Es decir, hay que escuchar con mayor atención lo que dicen, cómo y cuándo lo dicen.

Esto es así, en particular, para aquellos reclutadores que son muy “visuales” y que basaban su percepción en lo que veían y sentían frente a la otra persona.

En cambio ahora, para analizar el comportamiento será necesario profundizar en las preguntas, hacer algunas que sean inesperadas, y observar las reacciones del otro.

Sobre los perfiles

  • La modalidad de teletrabajo o trabajo remoto, va a continuar, de una forma u otra. Ello nos obliga a analizar nuevos aspectos importantes de los candidatos, como por ejemplo: su capacidad de organización y estructuración del tiempo
  • Qué capaces son de ordenarse en una suerte de mundo “lejano” y sin controles permanentes
  • Cómo responden a la soledad, si se desmotiva fácilmente en caso que ésta situación los perturbe
  • Cómo pueden compaginar la vida personal y la laboral en caso que tengan familia, quién y cómo los ayudan
  • Sus aspectos relativos a la responsabilidad y cumplimiento como metas de vida personales y profesionales, si bien siempre son importantes, pensarlos en relación a que su motor motivacional debe ser fuerte para que el trabajo remoto le sirva como estímulo y no que actúe como un depresor o desestimulante.

Para las entrevistas

Dejar en claro que las entrevistas virtuales son “formales”. Ambas partes (entrevistado y entrevistador) deben entender que los cuidados que se toman para un encuentro virtual deben ser los mismo que para los encuentros presenciales: horarios, formas, cuidado personal, duración, planificación etc.

Para las organizaciones

Con la necesidad de captar talentos para sus equipos, las empresas deben asegurar que sus reclutadores estén listos y sean capaces de mantener el flujo de candidatos funcionando sin problemas. Esto incluye equiparlos con la tecnología que necesitan para trabajar desde casa y tener los canales de información adecuados para que todos puedan mantenerse al día sobre las solicitudes abiertas y su evolución día a día.

Si la estrategia de contratación de tu empresa ha cambiado a la luz de la pandemia, puede ser una buena medida adoptar un enfoque proactivo y cerrar el círculo de todas las comunicaciones abiertas con candidatos activos. Con tantas cosas en constante cambio, los candidatos recordarán y apreciarán a las empresas que los mantienen informados de manera personalizada y empática a lo largo de estos nuevos procesos de contratación.

Compartir breves actualizaciones de estado puede contribuir en gran medida a generar confianza. Las personas notarán cosas pequeñas, como usar su nombre y enviar una pequeña nota personal en lugar de algo que se lea como una respuesta automática.

Si estás buscando contratar a corto plazo, tené en cuenta que deberás permitir que los nuevos empleados trabajen desde casa hasta que la pandemia esté bajo control. Establecer procedimientos para incorporar a los empleados de forma remota. Tu posición será particularmente sólida para atraer los mejores talentos si puedes diseñar y ofrecerles roles que les permitan trabajar desde casa de manera continua.

Por último

Asegúrate de tomarte el tiempo necesario para presentar la empresa a los nuevos empleados a través de reuniones virtuales. El onboarding debe funcionar de cualquier forma, busca que los miembros de tu equipo les den la bienvenida y se puedan integrar aún a la distancia. Intenta mantener esos ritos tan importantes para todo grupo humano. Por ejemplo, podrías organizar un tour virtual por la oficina. O incluso una presentación virtual sobre diferentes puestos de trabajo en tu empresa.

Para muchas empresas el negocio continúa, adaptándose, aprendiendo día a día cómo ser más eficientes en este contexto y aquí estamos para ayudarlos a crecer.