Por Cecilia Solano (*)

El coaching gerencial es una herramienta siempre útil y necesaria, pero en momentos de crisis o de grandes cambios, en los que la innovación es un elemento necesario para la supervivencia de tu negocio, este tipo de entrenamiento se vuelve esencial. Un poco más adelante voy a explicar por qué y de qué forma tú y tu organización pueden sacar provecho de estas técnicas. Pero primero déjame explicarte en qué consiste el coaching gerencial.

Un entrenamiento dirigido al logro de objetivos

En el trabajo todos necesitamos adueñarnos de un determinado rol. Y esto es algo dinámico, sobre todo en cargos directivos o gerenciales, sujetos a presiones de quienes deben adaptarse a los vaivenes del mercado. Y ese rol siempre está enmarcado por un cierta dinámica comunicacional. Todos hablamos y escuchamos desde un lugar.

El problema es que no siempre las formas de comunicación son conscientes. En buena medida, el objetivo del coaching organizacional es lograr que la persona visibilice desde dónde habla, y para quién habla. Gran parte de los conflictos que afectan la productividad de las personas están relacionados con los vínculos de comunicación con sus colegas, con su jefe directo y con los miembros de su equipo a los que debe liderar.

Así, el coaching gerencial es una disciplina pensada para acompañar a los mandos medios y gerenciales en el desarrollo de sus objetivos dentro de la organización. Y particularmente en Cecila Solano Consultores nuestro enfoque está orientado a generar un cambio de conductas: en el decir, el hacer y en, por qué no, el dejar de hacer.

Herramienta para acelerar el ingreso a un nuevo paradigma

Estos cambios de comportamientos pueden ser transformaciones importantes, que representan a menudo rupturas interiores con las formas de pensar tradicionales. Tal vez los cambios más difíciles lograr para las personas. Lo que yo denomino cambios de paradigmas o creencias.

Coaching Gerencial

Un caso en el que aparece en la superficie muy claramente la necesidad de un acompañamiento de este tipo es cuando una persona es recién promovida y se enfrenta a nuevos desafíos. Ocurre con frecuencia que la nueva posición implica conocer nuevos modelos de negociación.

El coaching gerencial es la herramienta ideal para acelerar el proceso de hacerse dueño del nuevo puesto. En Cecilia Solano Consultores trabajamos sobre los conflictos que atraviesa cualquier persona para ser mejor líder, para mejorar su imagen frente a los demás dentro de la organización, y para, en definitiva, ganar confianza.

En particular, cuando se dan casos de supervisores recién nombrados, gerentes con problemas de relaciones en su contexto. En definitiva, en circunstancias de desafíos que requieren mayor flexibilidad y adaptabilidad a los cambios.

Modelo Conceptual que sustenta nuestro estilo de coaching

Esto que les cuento está sustentado por un modelo que busca identificar los distintos aspectos de nuestra personalidad puesto en las comunicaciones. Para introducir a nuestros clientes en Cecilia Solano Consultores les presentamos el el P.A.N. Padre – Adulto – Niño como modelo de conductas que las que se reflejan cómo nos comunicamos con los otros. También incorporamos técnicas de las nuevas ciencias de la conducta, para que los líderes de grupo logren visualizar lo que se dice vs. lo que se hace.

Otro recurso que utilizamos en nuestras sesiones de coaching es el modelo de creencias, para establecer qué son las creencias y cómo rigen nuestras conductas. Ello nos ayuda a identificar los roles asumidos en nuestros comportamientos, según tipologías como Protagonista, Víctima o Salvador.

¿Cuáles son los beneficios del coaching gerencial?

Fundamentalmente el proceso de Coaching es un proceso de aprendizaje, contribuye a detectar y reflexionar sobre aquellos aspectos personales que influyen directamente en los resultados económicos de la empresa y en el desempeño propio y de sus equipos de trabajo.

Con herramientas de comunicación asertiva logramos que las personas entiendan cómo mejorar su comunicación para que los demás entiendan lo que efectivamente ellos están queriendo que entiendan. Lo hacemos con una mirada 360, es decir, un enfoque:

  • Personal, la relación con uno mismo
  • Interpersonal, relaciones e interacciones con los demás
  • Gerencial, mi responsabilidad para que otros realicen determinada tarea
  • Organizacional, coordinar a las personas: agruparlas, capacitarlas, compensarlas, construir equipos, resolver problemas y crear una estructura, una estrategia y unos sistemas acordes a ello, que permitan el cumplimiento de objetivos operativos.

¿Cómo se plantean los objetivos?

Los objetivos deben ser precisos, algunos de ellos pueden ser medibles, otros son planteados en el plano de lo actitudinal. Pueden plantearse al inicio del programa, aunque según nuestra experiencia luego de las 2 o 3 primeras sesiones, los mismos pueden ir mutando y ampliándose y deben ser revisados.

Inicialmente se recomienda un grupo de 5 sesiones semanales con cada persona, a las que se pueden sumar sesiones adicionales a requerimiento. Es recomendable iniciar con una frecuencia semanal, al menos hasta finalizar una primer etapa y luego la frecuencia puede ser ajustada a requerimiento.

Conexión personal y confidencialidad

Para que la persona realmente se abra y nos comparta sus temores y su forma de ver la realidad de una organización, los entrenadores necesitamos crear un ambiente adecuado. Por eso en Cecilia Solano Consultores decimos que la confidencialidad es un aspecto clave para el éxito de nuestra intervención. Sin el entorno propicio para que el gerente o director sea sincero, no es posible facilitar ningún cambio.

A su vez, la sinceridad es la forma en que la organización obtendrá un beneficio. Es la base para que las personas entreguen todo su potencial, se sientan incluidas y con la seguridad suficiente para liderar sus equipos. De otro modo, la compañía corre el riesgo de apartar a sus mejores talentos. Si bien no es una terapia, utilizamos herramientas terapéuticas. Porque para lograr el cambio de mindset, para quebrar un paradigma largamente anidado en una persona, es imposible no trabajar sobre aspectos emocionales.

En conclusión

En CSC hemos confirmado que el coaching gerencial aplicado de forma ética ayuda a canalizar los temores de las personas que tienen la responsabilidad de conducir una organización. Los ayuda a gestionar la presión y a tomar decisiones. Siempre trabajamos con objetivos fijados en el plano profesional y en función de las necesidades de su organización.

Se trata de estrategias que mejoran el ambiente laboral, estimulan a las personas a disfrutar de su trabajo, y en definitiva, al tener un fuerte impacto en el rendimiento de los líderes, optimizan la performance general del negocio en su conjunto.

(*) Cecilia Solano es Directora de Cecilia Solano Consultores