8 tips para retener a las personas que realmente importan en tu empresa

Por Cecilia Solano

Evitar la rotación de las personas en la organización depende del modo en que se planifica y se lleva adelante la gestión del talento. Hoy el 40% de los trabajadores planean buscar un nuevo trabajo en los próximos 6 meses, aún en un escenario de incertidumbre. Si se trabaja bien es posible prevenir con eficacia la disminución del rendimiento individual, y a nivel de empresa, eludir los costos de la rotación (sin mencionar la pérdida de posición de mercado provocada por la falta de competitividad).

Las empresas son cuidadosos de contratar sólo a los mejores trabajadores, y una vez que los tienen, quieren mantenerlos. Pero para que un empleado tenga un compromiso a largo plazo con una empresa hace falta desarrollar una cultura que construya fuertes lazos con ellos.

Para alcanzar este objetivo -que para una industria como la de los centros de contactos más que una problemática es su talón de aquiles-, es necesario construir 8 pilares:

Respeto: Los empleados quieren saber que son respetados y apreciados. Como dice el refrán, la gente puede fácilmente olvidar las cosas que dijiste, pero siempre recordará la forma en que los hiciste sentir.

Recompensa: Los premios que da a sus empleados deben ir más allá de la compensación monetaria, tienen que dirigirse a sus necesidades emocionales. Esto contribuye a la cultura positiva de la empresa y pueden ser un buen constructor de moral también.

Buen clima laboral: El ambiente de trabajo es un factor vital y por ende, decisivo a la hora de que las personas decidan quedarse o abandonar una organización. Esto, porque las personas buscan, cada vez más, un contexto en el que puedan entablar relaciones sociales y a la vez, lograr sus objetivos profesionales. Hacer sentir a la empresa como un grupo agradable, como una nueva familia, es una necesidad de primer orden.

Responsabilidad: Muestre a sus empleados que confía en ellos dándoles responsabilidades que les permitan crecer. Anímalos a adquirir nuevas habilidades. Proporcione amplias oportunidades de educación continua.

Nuevos proyectos: Vea este como una continuidad del punto anterior. Intente siempre comprometer a los empleados en proyectos que ellos mismos han formulado, para que los dirijan. Esto permitirá mantenerlos en la empresa y convertirlos en emprendedores corporativos. Hacer sentir a los empleados parte de la organización significa crear compromiso en ellos.

Revenue-sharing: Si es factible, ate una parte de los salarios de sus empleados a la rentabilidad de la empresa. Esto alineará sus intereses con los ingresos y las metas de utilidades y servirá como un incentivo inherente a permanecer en la compañía a medida que crece.

Uso de los Tiempos: Tenga una política clara con el tiempo de descanso. El uso claro del tiempo personal es muy valorado. Acceder a premios por desempeño relacionados con el tiempo libre y regular bien el flujo de trabajo puede ser muy beneficioso para las relaciones laborales duraderas.

Capacitación y Actualización: Los empleados talentosos necesitan constantes retos para progresar. Las capacitaciones en diversas áreas son las instancias precisas que ellos requieren para sentir que evolucionan y crecen profesionalmente. Las organizaciones están pasando a un contrato que pone énfasis en la responsabilidad del empleado de mantener su compromiso, motivación y resultados, a cambio de la oportunidad de fortalecer sus habilidades, talentos y competitividad en el mercado.

Con todos estos atributos, no solo mejora la retención de los talentos, también se construye Marca Empleador, se abre la posibilidad de obtener promotores para su empresa. Y más personas van a querer trabajar en ella.